CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

El Colegio Médico y la Cámara de la Innovación Farmacéutica suscribieron un inédito código de autorregulación que prohíbe las transferencias de valor desde los laboratorios hacia los facultativos a nivel personal.

En un acuerdo inédito en la relación entre laboratorios y profesionales de la salud, el Colegio Médico y la Cámara de la Innovación Farmacéutica (CIF) acordaron un marco regulatorio para eliminar potenciales conflictos de interés entre médicos e industria.

Incorporado en el Anexo Chile al Código de Buenas Prácticas de The International Federation of PharmaceuticalManufacturers&Associations (IFPMA), este nuevo trato fija un conjunto de normas de conducta y autorregulación dirigidas a evitar transferencias de valor a nivel personal y privilegia las relaciones institucionales. Entre las acciones prohibidas para los laboratorios destacan la entrega de obsequios, sin importar su valor; las invitaciones, en forma individual o personal, a congresos y el pago de cualquier tipo de gasto, ya sea de traslado o de alojamiento; el pago de cenas, almuerzos, desayunos u otras atenciones, entre otros. Asimismo, se excluye la entrega de muestras médicas a estudiantes y profesionales de la salud no facultados para prescribir.

Diario Financiero