CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

  • El medicamento fue presentado en el marco de un simposio, en el que se destacaron su eficacia, perfil de seguridad y los resultados obtenidos en la práctica médica en pacientes con VIH en Europa.
  •  ONU Salud informó que en 2015 habían 36,7 millones de infectados con el Síndrome de Inmunodeficiencia Humana en el mundo.

 

Con el objetivo de continuar contribuyendo al tratamiento contra el VIH, la farmacéutica Janssen organizó un simposio dirigido a médicos para abordar la problemática asociada a esta patología y la presentación de una nueva terapia.

En el encuentro, que contó con la participación de los doctores Josep Mallolas, jefe de la Unidad de VIH/SIDA del Hospital Clínic-Barcelona, España; Carlos Beltrán, Encargado del Programa VIH/Sida del Complejo Asistencial Barros Luco y Presidente de Sida Chile; y Carlos Pérez, Profesor Titular del Departamento de Enfermedades Infecciosas de la Pontificia Universidad Católica, se dio a conocer la experiencia clínica asociada al uso combinado de las moléculas Darunavir y Cobicistat.

“Darunavir es un potente inhibidor de proteasas del VIH cuya farmacocinética se ve mejorada por un potenciador como es cobicistat. Este tratamiento es muy bien tolerado, con tasas de respuesta altísimas. Por ello, con opciones cada vez más convenientes los pacientes pueden llevar su vida estrictamente normal sin tener en cuenta su infección por el VIH”, indicó el doctor Josep Mallolas.

Gracias a esta nueva alternativa en el tratamiento del Síndrome de Inmunodeficiencia Humana, las personas que viven con esta patología pueden tener un régimen más simple y conveniente, facilitando el cumplimiento del tratamiento, así como una mejor calidad de vida. “También es importante señalar que los avances médicos nos han permitido trabajar con medicamentos combinados que facilitan su ingesta, ya que hemos sido capaces de reducir la cantidad de píldoras que un paciente debe consumir para seguir con su tratamiento médico”, agrega Mallolas.

Por su parte, el doctor Carlos Beltrán señaló que “es importante destacar que la historia de la terapia anti retroviral tiene tres hitos importantes. El primero se produce desde 1987 hasta 1996, en donde se centraron los esfuerzos en el descubrimiento y desarrollo de medicamentos para el VIH, teniendo como principal problema el que las combinaciones no eran muy potentes. El segundo hito se produce a partir de 1996, con el desarrollo de terapias de alta eficacia, denominadas triterapias. Actualmente, estamos en presencia del tercer hito, el que tiene que ver con el desarrollo de terapias innovadoras y muy eficaces que permiten controlar la replicación del virus, de manera tal que no sea detectable en la sangre del paciente”.

Además, el Presidente de Sida Chile agrega que “hoy en día tenemos a nuestra disposición terapias que se caracterizan por tener menos efectos colaterales y que son más sencillas de administrar, ya que vienen coformuladas, lo que significa que el paciente consumirá menos pastillas al día. Esto hay que analizarlo desde la óptica del paciente que deberá consumir fármacos por el resto de su vida, por lo que este hito viene a simplificarles la vida”.

Según estimaciones de ONU Sida, en el 2015 había 36,7 millones de personas viviendo con VIH en el mundo. Por su parte, en América Latina se estima que existen más de 2 millones de infectados.

 

Sobre VIH

El virus de inmunodeficiencia humana (VIH) es un retrovirus que ataca y debilita el sistema inmunitario, dejando al cuerpo sin defensas contra infecciones graves. De no ser tratado, el VIH puede conducir al SIDA, caracterizado por el desarrollo de infecciones oportunistas que se aprovechan de un sistema inmunitario debilitado.

En el mundo, se estima que 36,7 millones de personas vivían con VIH en 2015, y hubo alrededor de 2,1 millones de nuevas personas infectadas en el mismo año.

El VIH se informó por primera vez en 1981 y sigue siendo una enfermedad que representa un desafío y una preocupación de salud pública en todo el mundo. Los tratamientos antirretrovirales (TAR) evitan que el VIH se reproduzca y permiten al sistema inmunológico fortalecer y combatir eficazmente las infecciones. El TAR no cura el VIH, pero los medicamentos contra este virus ayudan a las personas que lo tienen a vivir una vida más larga y sana.

 

Start typing and press Enter to search