CompartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

 

  • El Centro de Excelencia en Medicina de Precisión (CEMP) de Pfizer ha abierto sus puertas para que estudiantes del área de las ciencias realicen sus investigaciones allí y sean parte del trabajo científico que se realiza desde la industria.

Realizar una tesis, en cualquier carrera y grado siempre es un desafío. Pero cuando hablamos de investigación científica en Latinoamérica es aún más difícil. Hoy los referentes siguen siendo Estados Unidos y Europa, pero Chile avanza para alcanzar a los gigantes.

Valentina Gárate (27), Eduardo Sagredo (28), Fernanda Morales (33) y Pamela Rojas (26) son estudiantes de postgrado de la Universidad de Chile y la Universidad Católica, y se encuentran realizando sus tesis en el CEMP. A diferencia de la gran mayoría de sus compañeros, ellos optaron por realizar sus tesis en la industria, en lugar de la academia.

Pamela Rojas está comenzando la investigación para su tesis y ve como hoy todavía es una novedad el trabajo en la industria. “Yo conozco a toda mi generación y a toda mi facultad, y el mío fue el primer caso porque nadie antes había hecho la tesis en la industria”, cuenta Rojas.

“Es un pro que tú ya lo estás viviendo, no necesitas salir del doctorado para después ir a conocer cómo es el trabajo en una empresa. Acá lo ves desde ahora, puedes darte cuenta si te gusta cómo funciona o si quieres estar netamente en la academia. Son opciones, pero lo conoces desde antes”, cuenta Fernanda Morales. Las tesis que hoy están siendo investigadas en CEMP están asociadas a los estudios sobre el cáncer, específicamente sobre la importancia del ARN en la codificación de proteínas que modifiquen el comportamiento de esta enfermedad.

A pesar que gran parte de sus investigaciones se llevan a cabo en el CEMP, la relación con la universidad se mantiene. Cada alumno tiene su tutor con quien conversan el avance de la tesis y los va a visitar al centro. Mientras que en Europa y en Estados Unidos la relación entre las universidades y las empresas es bastante estrecha, en Chile y Latinoamérica esta relación se está formando.

Para Valentina Gárate, la posibilidad de contar con estos dos mundos fue una gran ventaja para el desarrollo de su tesis. “Mi tesis está desarrollada en bioinformática y yo tengo una formación de laboratorio, estoy pasando a una transición de bioinformática. Contactar a un bioinformático y colaborar con él significa todo un proceso que aquí en CEMP está listo porque somos parte de un equipo. En el equipo podemos interactuar con distintos profesionales que hacen una tesis más integrada”, cuenta Gárate. Así, hoy ella conversa con los bioinformáticos del CEMP, pero también tiene el lado universitario y habla con los profesores del departamento de inmunología de la Universidad de Chile que la acompañan en su investigación.

Eduardo Sagredo es uno de los alumnos que está pronto a terminar, solo hace unas semanas dio el examen privado. Para Sagredo su paso por CEMP fue una oportunidad para él como profesional e investigador. “La experiencia en sí ha sido súper gratificante porque me ha permitido hacer cosas. Primero he conocido mucha gente genial, en el sentido humano, intelectual. También me permitió viajar y ver la realidad de investigación en otros lados, y ver que lo que estamos haciendo y como lo hacemos no es tan distinto a como lo hace el resto del mundo”, cuenta Sagredo.

 


Fuente: El Mostrador (21.12.2017)

Start typing and press Enter to search