• A casi 10 años de la primera convocatoria, ya se comienzan a ver los primeros resultados de las investigaciones de los centros de excelencia internacionales en Chile, que unen a las empresas y a la academia.

 

Las iniciativas de Investigación y Desarrollo que buscan reunir a las empresas y entidades generadoras de conocimiento en Chile, han comenzado a dar sus frutos, y su diversificación en distintos ámbitos del conocimiento es relevante.

Una de ellas es el Programa de Atracción de Centros de Excelencia de Corfo, cuyo objetivo es mejorar la vinculación entre estas entidades, atrayendo a Chile las mejores prácticas internacionales en la materia. Su ejecución ha sido exitosa y las investigaciones de carácter internacional allí generadas comienzan a dar resultados, demostrando el potencial del desarrollo local.

Un caso emblemático es el del Centro de Excelencia en Medicina de Precisión de Pfizer (CEMP), donde se está desarrollando el estudio Nirvana, que busca validar un nuevo método de diagnóstico en cáncer de pulmón, mediante secuenciación y análisis bioinformático. En este contexto están desarrollando una biopsia líquida, que permitiría a futuro diagnosticar el cáncer únicamente mediante una muestra de sangre.

Por otra parte, recientemente el Centro de Microscopía Avanzada en la Región del Bío-Bío (CMA Bío-Bío), dependiente de la Facultad de Ciencias Biológicas de la Universidad de Concepción, en el sur del país, anunció su intención de abrir sus servicios a nuevas empresas mediante el desarrollo de convenios de colaboración.

Creado en 2010 por el Programa de Investigación Asociativa, con una inversión estatal de casi US$ 6 millones, este Centro cuenta con tecnología de última generación en microscopía láser (confocal), que permite crear imágenes de alta resolución. En la actualidad tiene más de 400 usuarios, que desarrollan sus actividades de investigación en 17 áreas del conocimiento, abarcando medicina humana y veterinaria, ciencia de materiales, antropología e incluso al sector legal, y bajo su alero se han desarrollado más de 50 tesis doctorales y 80 publicaciones de alto impacto.

Pero en suelo chileno no sólo hay desarrollos en medicina, también en energía y agricultura. Así, por ejemplo, investigadores de Fraunhofer Solar y Fraunhofer Biotec crearon AgroPV, un sistema que permite utilizar la energía solar en cultivos chilenos.

Asimismo, Engie Laborelec Chile y First Solar realizaron la primera prueba en Latinoamérica -segunda en el mundo- para la participación activa en servicios complementarios de una central fotovoltaica. Ésta demostró las capacidades reales de la Central Luz del Norte, de 141 MW, para brindar estos servicios. De igual forma, estableció que las ERNC tienen la capacidad de brindar servicios de balance, necesarios para la estabilidad y confiabilidad del sistema eléctrico, y que por lo mismo sí es posible su participación en un mercado de servicios complementarios.

Balance

Al cierre de 2017, el programa contabilizó 12 Centros de Excelencia Internacional, que presentan más de 35 líneas de I+D y más de 80 proyectos vinculados en los sectores de minería, TICs, industria alimentaria, energía y eficiencia energética, diagnóstico molecular, ciencias para la vida y nanotecnología, entre otras.

A ello se suman más de 40 patentes solicitadas, 16 licenciamientos, tres spin off, además de cerca de 150 contratos con la industria, y 36 con el sector público. A estos datos se agrega una red de más de 130 investigadores con grados de PhD y Magíster, y más de 800 metros cuadrados por parte de los CEIs para el desarrollo de I+D.

 

 


Fuente: InvestChile

Start typing and press Enter to search