Según la cartera, al conocer los valores a los que laboratorios venden en otros países se podría exigir un trato igualitario. Esto, finalmente, se traduciría en ahorro para el sector.

En agosto de este año, ”El Mercurio” dio a conocer un estudio de IQVIA que comparó los precios de venta al público de medicamentos en distintos países de América Latina. Este concluyó que en Chile el valor de los fármacos de marca es el más alto de toda la región.

Esto generó críticas cruzadas entre laboratorios productores y las grandes farmacias del país. Los primeros acusaron a las cadenas farmacéuticas de vender sus productos a valores mucho más altos de los que estas los adquieren. Mientras, las farmacias reclamaron que los laboratorios tienen valores mucho más altos para el mercado local.

Como una forma de transparentar los precios de los medicamentos e introducir por esa vía más competencia -que produzca, eventualmente, una reducción de precios-, la Central de Abastecimiento del Sistema Nacional de Servicios de Salud (Cenabast), junto al Ministerio de Salud, está desarrollando un Observatorio de Precios Internacionales. Este será lanzado durante el último trimestre de este año y permitirá, según Cenabast, publicar los precios a los que venden los proveedores de medicamentos en otros países.

 

Impacto

El uso de este comparador internacional está pensado principalmente para la industria. Es así que cuando Cenabast requiera comprar medicamentos para centros de salud públicos, podrá tener como referencia los precios en mercados extranjeros y exigir un trato igualitario.

Lo mismo podrían hacer las farmacias, que contarían con una nueva herramienta de negociación cuando adquieran medicamentos a los laboratorios internacionales. La idea es que si estas logran comprar a precios más bajos, esa rebaja se podría traspasar a los clientes, y estos también accedan a un ahorro.

”A través del observatorio, lo que buscamos es poder exigir un trato igualitario a los proveedores cuando las condiciones de los medicamentos sean similares”, afirma el ministro de Salud, Emilio Santelices.

Concuerda Héctor Rojas, presidente de la Asociación de Farmacias Independientes, y asegura que ”al transparentar esta información el público va a saber que el precio alto de los medicamentos no se debe a las farmacias, sino que al abultado valor al que los laboratorios venden a Chile”.

Por su parte, Elmer Torres, vocero de la Asociación Industrial de Laboratorios Farmacéuticos de Chile, asegura que esto es especialmente importante ”en el caso de los medicamentos innovadores, porque son estos los que tienen las diferencias más importantes con otros países”.

Poder comparar los precios en el nuevo observatorio, según Santelices, nos permitirá exigir ”un trato igualitario, pero además generar inteligencia a la hora de negociar y comprar medicamentos, lo que se traduce en importantes ahorros para el sector”.

El próximo año se prevé ahorrar $60 mil millones adicionales
En 2017 las compras realizadas vía Cenabast generaron un ahorro de más de $100 mil millones para los centros de salud públicos que recurrieron a la intermediación de esta institución para sus adquisiciones.

Pero para el próximo año Cenabast proyecta que ese ahorro crezca en $60 mil millones adicionales gracias a una serie de cambios que se están implementando y que consideran la renegociación directa con proveedores de algunos medicamentos. A esto se sumará un acuerdo con la Organización Panamericana de la Salud (OPS) para adquirir no solo vacunas, como ocurre hoy, sino también más fármacos para el VIH. Además, se ampliará la canasta esencial de medicamentos que la institución puede comprar.

 

Max Chávez, El Mercurio

Start typing and press Enter to search