Su principal causa conocida es la exposición al humo del tabaco fumadores activos y pasivos.

Conocida como EPOC, la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica, es un trastorno pulmonar caracterizado por generar resistencia y dificultad en el paso del aire hacia los pulmones y bronquios. Y aunque afecta principalmente a estos últimos, también tiene un gran impacto en todo el organismo.

Muchas veces confundida como bronquitis, por la lenta evolución de sus síntomas como, la disnea o “falta de aliento”, la producción excesiva de flemas y tos crónica (tos de fumador), afecta principalmente a personas fumadoras (activos y pasivos), y mayores de 40 años. Sin embargo, según destaca la Organización Mundial de la Salud, existe un grupo de pacientes menores de esa edad que, por la ausencia de determinadas sustancias en su cuerpo que contribuyen a que no se inflame exageradamente el pulmón, pueden sufrir EPOC precozmente.

Factores de riesgo:

Si bien el 90% de los casos, está asociado a la exposición del humo del tabaco, para fumadores activos y pasivos, existen otros factores que también presentan un potencial riesgo para las personas.

  • Como la aspiración del humo de leña
  • La exposición laboral a polvos y productos químicos
  • Las infecciones repetidas de las vías respiratorias inferiores en la infancia.

Detección a tiempo:

A pesar de que hasta la fecha la EPOC no tiene cura, cuando se diagnostica en forma temprana, el paciente puede recibir un tratamiento oportuno y mejorar su calidad de vida. De hecho, la Espirometría, es un examen simple y rápido que consiste en que el paciente sople a través de un dispositivo denominado espirómetro, el que haciéndolo anualmente puede salvar a las personas de sufrir la enfermedad crónica.