La fusión entre las industrias de la biotecnología creará un gigante en el desarrollo de terapias para combatir el cáncer.

 

Según se conoció este jueves, la farmacéutica estadounidense Bristol-Myers Squibb (BMS), llegó a un acuerdo para adquirir a la compañía Celgene, dedicada al mismo rubro. La transacción será mediante un acuerdo de US$ 74.000 millones de efectivo y acciones, que unirá a dos fabricantes de medicamentos contra el cáncer, representando una de las mayores fusiones de compañías farmacéuticas de la historia.

Cuando se complete la integración de las firmas estadounidenses, lo que se espera sea en el tercer trimestre de este año, los accionistas de Bristol-Myers Squibb controlarán el 69% del capital de la sociedad que emerja de la fusión, de acuerdo con los términos pactados. Mientras que Celgene continuará administrando el 31% restante.

Además, la empresa fusionada se convertiría en la cuarta mayor farmacéutica de Estados Unidos, BMS, actualmente octava, con ingresos anuales por valor de 20.800 millones en el ejercicio 2017. 

Tras conocerse el anuncio, las acciones de Celgene subieron más de 20% en el bolsa. 

 

Diario Pulso, CIF