Ayer se conoció el caso de un segundo paciente en el que se eliminó la presencia del VIH, virus que causa la enfermedad. Médicos creen haber dado un paso crucial para crear una terapia contra este mal, pues se repite la historia del ”paciente de Berlín”.
Cuando se supo que por primera vez un paciente con VIH había logrado eliminar el virus de su cuerpo fue una noticia mundial que abrió una esperanza de cura para esta enfermedad. Ahora, 12 años después del ”paciente de Berlín” como se conoció el caso de Timothy Ray Brown, ayer durante una conferencia en Seattle se conoció un segundo caso, un hombre británico que tras un procedimiento similar de trasplante de médula ósea ha estado libre del virus desde hace 19 meses. La cura del VIH está más cerca, aseguran los especialistas.

El caso de este ”paciente de Londres” es el resultado de un trabajo realizado por investigadores de la U. de Cambridge y del University College de Londres. El hombre, pese a estar en tratamiento, presentó con el tiempo un linfoma de Hodgkin avanzado y, al igual que Brown (aquejado de leucemia), debió recurrir a un tratamiento que eliminara su médula ósea y con ella todo su sistema inmune, para ser reemplazado por células madre capaces de crear una nueva médula que no permitiera el ingreso del virus del VIH. Para eso tomaron células de portadores de una mutación genética (CCR5) que hace que las células del sistema inmune no tengan receptores de VIH. Así, el virus se queda sin ”puertas” para entrar al organismo..

Ravindra Gupta, autor del nuevo estudio publicado en Nature, dijo que ”encontrar una forma de eliminar el virus por completo es una prioridad global, pero particularmente difícil, porque el virus se integra en los glóbulos blancos de su huésped”. Ahora, ”al lograr la remisión en un segundo paciente usando un enfoque similar, hemos demostrado que el “paciente de Berlín” no era una anomalía y que realmente fue el tratamiento lo que eliminó el VIH en estas dos personas”.

Gupta reconoció que este procedimiento no es apropiado para todos los pacientes con VIH, pero cree que ofrece una esperanza para nuevas estrategias de tratamiento que podrían eliminar el VIH por completo. ”Necesitamos entender si podríamos eliminar este receptor en personas con VIH, lo que podría ser posible con la terapia génica”, dijo.

El nuevo caso de cura se presentó ayer durante la Conferencia sobre Retrovirus y Enfermedades Oportunistas (CROI 2019, por sus siglas en inglés), una cita anual que reúne a investigadores de todo el mundo para que se enteren de los últimos estudios e investigaciones que se están realizando contra el VIH/sida. Desde Seattle, Alejandro Afani, inmunólogo y director del Centro de VIH del Hospital Clínico de la U. de Chile, señala que el anuncio es una muy buena señal, pero advierte que es necesario tomarlo con cautela. ”Se trata del segundo caso en el que con un trasplante de médula ósea con células que tienen una mutación en el gen CCR5 se logra erradicar la enfermedad. Hay personas que naturalmente tienen esta mutación y son resistentes al virus, porque no puede entrar en sus células. Es un porcentaje muy bajo de la población y los donantes de células para estos dos casos tenían esta característica”, explica.

Keith Jerome, médico del Centro de Investigación del Cáncer en Seattle, presente en la conferencia, dijo que el avance puede derivar en un procedimiento más simple que podría usarse más ampliamente.

Afani destaca que también se están haciendo otras investigaciones en la misma línea de erradicar el virus, lo que permitiría la cura de la enfermedad. ”Algo que hace 10 años era una cuestión extraordinaria, hoy está un poco más cerca de ser realidad”, señala.

Recientemente se han conocido nuevos estudios que han demostrado que se podría erradicar el virus y no solo reducir la carga viral a cero, como hoy con los actuales fármacos. Se trata de anticuerpos monoclonales humanizados de amplio espectro (anticuerpos producidos por una célula específica del sistema inmune humano), modificadores epigenéticos que evitarían la latencia del virus, entre otros más que se darán a conocer en esta reunión. ”Son una buena señal de que a mediano plazo podría erradicarse el virus. Pero falta tiempo todavía. Hay que ser cautelosos. Lo importante es que hoy no estamos tan lejos de erradicar el virus. La cura sería posible”, dice.

Remisión no es igual a cura
Según la inmunóloga del Hospital Clínico de la U. de Chile Cecilia Sepúlveda, remisión no es lo mismo que la cura. Remisión significa que se ha logrado detener el avance de la enfermedad, pero no eliminado. ”Sabemos que el VIH logra mantenerse en ciertos reservorios de la célula y es imposible detectarlo. Estamos viendo un caso de larga remisión (casi 19 meses), pero no es una cura definitiva”, explica.

Distinto es lo de Timothy Brown, que suma casi 12 años. ”Ahí se podría hablar de cura”.