Con mayor o menor énfasis, los programas de gobierno de los dos candidatos presidenciales se hacen cargo del debate suscitado los últimos meses sobre los precios de los medicamentos. Y tanto los planes de Alejandro Guillier (Nueva Mayoría) como los de Sebastián Piñera (Chile Vamos) son mejorar el acceso a los fármacos más baratos e incentivar el uso de genéricos bioequivalentes que, en general, se venden a menor precio que los de marca.

El programa del ex Mandatario (2010-2014) plantea crear un comparador de precios en línea y un observatorio nacional e internacional de los valores de fármacos y dispositivos médicos. Enrique Paris, miembro del equipo programático de Piñera, detalla, además, que »hoy no todos los medicamentos tienen bioequivalentes y lo que queremos es que haya más».

Paris añade que también proponen que Cenabast, que hoy puede intermediar las compras de hospitales, consultorios y farmacias populares, pueda importar medicamentos y venderlos también a farmacias de barrio »para que se traspasen sus bajos precios que obtiene por el volumen que compra a las farmacias y, finalmente, a las personas».

El programa del senador por Antofagasta postula »ampliar el acceso gratuito a medicamentos en los consultorios» y »promover la iniciativa de farmacias populares y comunitarias».

César Cárcamo, miembro del equipo del candidato de la Nueva Mayoría, precisa que »apuntamos a que todos los fármacos de enfermedades crónicas sean gratuitos para todo el mundo, que los financie el Estado» y que si las farmacias populares son abastecidas por Cenabast tendrían que cumplir »con un precio de venta que tenga un margen ético, que tengan ganancias para financiar sus costos, pero menores» por la venta de los fármacos que la población igualmente deba comprar. Añade que »vamos a tener que dar la conversación de reducir los márgenes (de la industria), crear bandas de precio o algún tipo de regulación de los precios de al menos un grupo de medicamentos críticos».

Para el vicepresidente ejecutivo de la Cámara de la Innovación Farmacéutica (CIF), Jean Jacques Duhart, »hay propuestas que van en la línea correcta, como introducir más transparencia y tener más canales de venta. Pero no se aborda el tema de fondo, que es que los medicamentos no son cubiertos por los seguros (de salud)».

Lo mismo plantea José Luis Cárdenas, presidente de Prolmed (que reúne a los principales laboratorios que fabrican remedios en Chile): »La prioridad debe estar en mejorar la cobertura a través de seguros estatales y privados».

Coincide Adrián Vega, de Canalab (que agrupa a pequeños y medianos laboratorios nacionales). Recuerda que la obligación de las farmacias de vender medicamentos bioequivalentes »ya existe desde 2014 en la Ley de Fármacos. Lo que hay que hacer es que las farmacias lo cumplan».

Según los últimos datos disponibles del Sernac, a enero de este año en las tres grandes cadenas de farmacias estaba disponibles solo un 42% de los bioequivalentes que existen en el país.

Elmer Torres, de Asilfa, que reúne a laboratorios nacionales, afirma que »a los equipos programáticos les faltó profundizar más en una política. Plantean cosas que, en la mayoría de los casos, ya están en la legislación o se están discutiendo».

 


Fuente: El Mercurio (13.12.2017)