Adelantar las dosis de hasta dos o tres meses para los pacientes críticos y crónicos, que tengan patologías cubiertas por la Ley Ricarte Soto y GES, es una de las medidas que está gestionando la Cámara de la Innovación Farmacéutica.

De esta manera, el gremio busca evitar el contagio del coronavirus (COVID-19) de dichos pacientes, cuando tengan que retirar sus dosis, explicó su vicepresidenta ejecutiva, Mariela Formas.