Las innovaciones farmacéuticas crean valor para la sociedad, permiten, por ejemplo, generar mejoras en la salud de los pacientes que anteriormente eran inalcanzables. Gracias a la innovación farmacéutica se pueden salvar vidas, curar enfermedades y mejorar la calidad de vida.

|VIDEO| ¿Sabes que es la Innovación? Descúbrelo aquí:

La industria farmacéutica dirige gran parte de sus esfuerzos hacia la investigación y el desarrollo de nuevos medicamentos. Descubrir, desarrollar y testear nuevos tratamientos o fármacos es un proceso largo, frágil, riesgoso y complejo, sin embargo, los resultados de esta innovación farmacéutica son enormemente positivos desde numerosos puntos de vista.

|VIDEO|: Conoce aquí los riesgos y dificultades de la innovación farmacéutica

Sin embargo, para que un fármaco esté disponible en el mercado y que se considere una innovación, debe pasar por una serie de requerimientos. El tiempo de desarrollo de una droga se ha extendido a plazos estimados entre los 12 y 15 años, debido a las cada vez más exigentes pruebas a las que deben someterse para obtener la aprobación regulatoria y así poder llegar al paciente, además de involucrar una inversión que, en promedio bordea los US$1.300 millones.

La industria farmacéutica de investigación es uno de los sectores con el más alto riesgo de inversión en el mundo. Si se considera que solo 5 de más de 10.000 componentes que se analizan como nuevos medicamentos se probarán en ensayos clínicos y de esos solo uno será aprobado para su uso en pacientes.

A pesar de ello y según según el estudio Global Innovation 100 Study 2015, la industria farmacéutica está dentro de las tres industrias que más invirtieron en I+D en 2015, junto con computación y electrónica (C&E), y automotriz. Además, destaca que la industria de salud, está en posición de superar a la de C&E para convertirse en la industria que más invertirá en I+D en 2019.

Tomando como base la información de la FDA (Food and Drugs Administration de los Estados Unidos), la tasa de aprobación de fármacos de síntesis química ha ido bajando con el tiempo, en contraste con la tasa de aprobación de productos biotecnológicos o bioterapéuticos, que en los últimos 8 años mantiene una constante, lo que demuestra lo difícil y riesgoso que es el proceso de innovación farmacéutica.

Desde el año 2000, la industria farmacéutica norteamericana ha aumentado su presupuesto en innovación en cerca de un 55%, pronosticando una inversión en I&D de cerca de B$162 para el año 2020 (II). Además, uno de cada 5 dólares de ganancias son reinvertidos en I+D, lo que permite que las compañías de innovación estén trabajando en el desarrollo de más de 1.500 nuevas medicinas para la cura de enfermedades como el alzheimer, artritis, VIH, cáncer, entre otras (III).

Fuentes:

[I] J. A. DeMasi, R.W. Hansen and H.G. Grabowski “ The Price of Innovation: New Estimates of Drug Development Cost” Journal of Health Economics 22 (2003): 151-185

  1. A. DiMasi, and H. G. Grabowski, “The Cost of Biopharmaceutical R&D: Is Biotech Different?” Managerial and Decision Economics 28 (2007): 469–479.

[II] EvaluatePharma’s World Preview 2014, Outlook to 2020.

[III] “PhRMA, Medicines in Development for Selected Chronic Disease (Washington D.C. PhRMA 2010)”

 

http://www.strategyand.pwc.com/la/home/prensa/comunicados-de-prensa/display/2015-global-innovation-1000-sa

https://bitacorafarmaceutica.wordpress.com/2009/07/19/hacia-una-definicion-de-la-innovacion-farmaceutica/