Los estudios clínicos permiten el desarrollo de nuevas medicinas y tratamientos para enfermedades que aún no tienen cura. Actualmente, se llevan a cabo más de 600 estudios clínicos multicéntricos en Chile, de los cuales la gran mayoría son financiados por laboratorios asociados a CIF e involucran a más de 6.500 pacientes y cerca de 1.400 investigadores.

A nivel mundial, más del 75% de la investigación clínica se realiza en países desarrollados, principalmente ubicados en Norteamérica o Europa, donde la autoridad regulatoria impone altos niveles de exigencias para la realización de estos estudios.

En este escenario global, Chile se ha posicionado como un centro emergente en materia de investigación clínica. Con una tasa per cápita de estudios que coloca al país en una posición de liderazgo en Latinoamérica, con 0,34 estudios clínicos por cada 10.000 habitantes.

Los laboratorios de investigación asociados a la CIF son responsables de más del 60% de los ensayos clínicos que se realizan en Chile anualmente. Se estima una inversión de más de US$30 millones, de ello más del 50% va a ensayos clínicos FASE III,  y representa para el país instalaciones y equipamiento que se transfieren a los centros clínicos de distintas universidades chilenas.

Además del respeto a las normativas establecidas por la legislación chilena en la materia, los laboratorios de la Cámara de la innovación Farmacéutica deben ceñirse a elevados estándares internacionales establecidos en materia de protocolos para estas investigaciones, como la Declaración de Helsinki (1964) y sus revisiones posteriores; y las Directrices para Buenas Prácticas Clínicas de la Conferencia Internacional de Armonización (ICH) (1996).

El Ministerio de Salud y el Instituto de Salud Pública (ISP), comprenden el compromiso serio y formal de proteger a los pacientes involucrados en ensayos clínicos, la seguridad de los estudios multicéntricos y el aseguramiento de objetividad en la investigación, por esta razón cada ensayo clínico debe cumplir los requerimientos de la Ley 20.120 y su reglamento correspondiente.

 

Principales beneficios de la Investigación Clínica desarrollada en Chile:

  • Acceso a nueva tecnología e información
  • Exposición a estándares de calidad internacional
  • Contribución al desarrollo de líderes con opinión internacional
  • Estímulo al compromiso con I+D
  • Generación de infraestructura, recursos y empleos
  • Imagen de país visionario, tecnológico y vanguardista
  • Atracción de inversión extranjera
  • Beneficios para los pacientes

 

|VÍDEO|  Cómo funciona la investigación de medicamentos en Chile.