Los estudios clínicos permiten el desarrollo de nuevas medicinas y tratamientos para enfermedades que aún no tienen cura, ya que en sus últimas etapas posibilitan verificar su eficacia en pacientes.

|VÍDEO| ¿Cómo funciona la investigación de medicamentos en Chile? Descúbrelo aquí.

A nivel mundial, más del 75% de la investigación clínica se realiza en países desarrollados, principalmente ubicados en Norteamérica o Europa, donde la autoridad regulatoria exige altos niveles de exigencias para la realización de estos estudios. En este escenario global, Chile se ha ido posicionando como un centro emergente en materia de investigación clínica. Con una tasa per cápita de estudios que coloca al país en una posición de liderazgo en Latinoamérica, con 0,34 estudios clínicos por cada 10.000 habitantes, superando a países con mayor número de habitantes se ha convertido en una plaza emergente en investigación clínica a nivel global. Ello se debe a la calidad de sus investigadores y profesionales de la salud, que recogen una larga tradición de excelencia en materia de salud pública, a regulaciones modernas y alineadas con las buenas prácticas internacionales.

Los laboratorios de investigación asociados a CIF son responsables de más del 60% de los ensayos clínicos que se realizan en Chile anualmente”.

Los laboratorios de investigación asociados a la CIF son responsables de más del 60% de los ensayos clínicos que se realizan en Chile anualmente. Se estima una inversión de más de US$30 millones y representa para el país instalaciones y equipamiento que se transfiere a los centros clínicos de universidades chilenas, así como un importante bagaje de experiencia y conocimientos para los profesionales chilenos, ya que involucra a más de 6.500 pacientes y cerca de 1.400 investigadores participando en ellos.

La Ley 20.120 y el reglamento correspondiente regula los estudios clínicos que se realizan en Chile. Los laboratorios CIF, además del respeto a las normativas establecidas por la legislación chilena en la materia, deben ceñirse a elevados estándares internacionales establecidos en materia de protocolos para estas investigaciones, como la Declaración de Helsinki (1964) y sus revisiones posteriores, las Directrices para Buenas Prácticas Clínicas de la Conferencia Internacional de Armonización (ICH) (1996). A nivel nacional, los principios son traducidos en requerimientos y reglamentos aplicados por las autoridades locales, tales como el Ministerio de Salud y el Instituto de Salud Pública (ISP), que comprenden el compromiso serio y formal de proteger a los pacientes involucrados en ensayos clínicos, la seguridad de los estudios multicéntricos y el aseguramiento de objetividad en la investigación.

Entre los principales beneficios de la Investigación Clínica desarrollada en Chile se encuentra:

  • Acceso a nueva tecnología e información
  • Exposición a estándares de calidad internacional
  • Contribución al desarrollo de líderes con opinión internacional
  • Estímulo al compromiso con I+D
  • Generación de infraestructura, recursos y empleos
  • Imagen de país visionario, tecnológico y vanguardista
  • Atracción de inversión extranjera
  • Beneficios para los pacientes

Actualmente, se llevan a cabo más de 600 estudios clínicos multicéntricos en Chile, de los cuales la gran mayoría son financiados por laboratorios asociados a CIF. Más del 50% de la inversión va a ensayos clínicos FASE III.

LEY 20.120

Establece claramente las exigencias que deben cumplir las distintas partes que intervienen en dichos ensayos clínicos (laboratorios patrocinantes, directores de establecimientos de salud donde se realizan los estudios, investigadores responsables, los respectivos Comités Científicos que visan la investigación y autoridades sanitarias), además de las responsabilidades y sanciones en caso de incumplimiento de dicha normativa.

Start typing and press Enter to search