Se estima que en 2030 la tasa de mortalidad por cáncer en los países de ingresos medios y bajos aumentará en 70%. Por eso, y mientras Chile enfrenta un complejo escenario en el control de la enfermedad, las farmacéuticas avanzan en distintas lineas para desarrollar medicamentos capaces de controlar a las células tumorales y mejorar la sobrevida de los pacientes. Se estima que en 2030 la tasa de mortalidad por cáncer en los países de ingresos medios y bajos aumentará en 70%. Por eso, y mientras Chile enfrenta un complejo escenario en el control de la enfermedad, las farmacéuticas avanzan en distintas lineas para desarrollar medicamentos capaces de controlar a las células tumorales y mejorar la sobrevida de los pacientes.

 

 

Janssen: primer anticuerpo monoclonal en Chile para mieloma
Permitiendo una sobrevida en torno a los 20 meses, un año más de lo ofrecido por los tratamientos tradicionales en pacientes con mieloma en fases avanzadas, Daratumumab es el primer anticuerpo monoclonal aprobado en Chile para tratar esta enfermedad, que genera entre cuatro y cinco casos nuevos al año por cada 100 mil habitantes, especialmente en mayores de 60 años.
«Este fármaco va dirigido específicamente a las células plasmáticas, que son las células tumorales responsables del mieloma, de tal manera que prácticamente la toxicidad o los efectos que pueda tener sobre el resto de las células son mínimos», explica la Dra. María Victoria Mateos, directora de Unidad de Mieloma del Hospital Universita rio de Salamanca (España), quien visitó Chile para presentar el fármaco desarrollado por Janssen.
En las pruebas, hasta el 80% de los pacientes con mieloma avanzado logró controlar la enfermedad, frenando su progresión. Ahora el desafío está en utiliza Daratumumab en etapas tempranas, incluso en pacientes con mieloma múltiple asintomático, en los que ya se están haciendo ensayos clínicos.
«El mieloma se convierte en una enfermedad que no podemos llamar crónica todavía, pero tenemos una gran cantidad de fármacos nuevos que los pacientes pueden recibir y que hacen que la supervivencia global haya aumentado muy significativamente: en la consulta tenemos a pacientes diagnosticados con mieloma hace más de 10 años, lo que antes era absolutamente impensable», recalca.

 

Bristol-Myers Squibb sigue profundizando en inmunooncología
Son 22 los estudios clínicos que Bristol-Myers Squibb (BMS) está realizando actualmente en Chile, con 300 pacientes y una inversión en 2016 de US$ 3 millones; de esas investigaciones, 16 están dirigidas al área de oncología, con foco en melanoma, cáncer pulmonar, cáncer gástrico y cáncer renal, entre otras patologías. «El foco actual de investigación de nuestro laboratorio va en relación a obtener resultados clínicos en cáncer principalmente, tomar moléculas con mecanismos de acción innovadores. Eso es lo que ha permitido que en el último año hayamos tenido fármacos nuevos en enfermedades de las que no se tenía ninguna alternativa terapéutica», señala Christian Yáñez, director médico de BMS para Chile, quien cuenta que el laboratorio fue el precursor de la inmunoterapia o inmunooncología, a fines de la década de los 90.
Con este mecanismo, cuenta, hay un porcentaje de pacientes con una respuesta completa, lo que permite suponer avances para convertir al cáncer en una enfermedad crónica.
Hacia el futuro, se espera que estos fármacos sean usados en un número mayor de cánceres, en los que se está probando su efectividad, y también en pacientes en un estadio más temprano de la enfermedad. Además, dice, hay que investigar el uso de medicamentos asociados, por ejemplo, quimioterapia, radioterapia y otros tipos de tratamiento.
«Hoy la inmunoterapia realmente es un punto de quiebre en la historia del tratamiento del cáncer», agrega Florencia Davel, country manager de BMS para Chile y Argentina.

 

 

Pfizer, con Chile en el centro de sus investigaciones
Instalado en Chile en 2015, el Centro de Excelencia de Medicina de Precisión (CEMP) de Pfizer está desarrollando investigación en cáncer de pulmón, cáncer gástrico y cáncer de mama, con tecnología de secuenciación genómica de última generación. El centro, que tuvo un aporte inicial de Corfo de US$ 7 millones y de Pfizer de US$ 14 millones, busca posicionar a Chile como un líder de investigación e innovación biomédica en la región. «Los resultados de la investigación realizada en el CEMP contribuyen con el desarrollo de la oncología en el campo de la medicina de precisión, buscando validar nuevas tecnologías de diagnóstico y tratamientos dirigidos más efectivos para el tratamiento del cáncer», comenta Ricardo Ávila, director del centro.
A nivel global, Pfizer cuenta con 25 proyectos oncológicos en desarrollo clínico, tanto de medicamentos biológicos, moléculas pequeñas, inmunoterapias y biosimilares. Un área clave es la inmunooncología (10), con 10 compuestos en fase clínica. «Nuestro objetivo es participar en la primera ola de monoterapia en ciertos tumores, y ser un actor líder en la siguiente fase de tratamientos combinados, donde creemos que estas moléculas, combinadas junto a un segundo o tercer medicamento, son las áreas de mayor potencial para nuestros pacientes», explica Luis Alberto Suárez, Oncology Medical Lead LA de Pfizer. «Creemos que el futuro de la 10 se basa en combinaciones innovadoras que nos permiten ayudar a pacientes cuyos tumores tienen una menor respuesta a tratamientos con inhibidores de puntos de control del sistema inmune», añade.

 

Roche avanza en la combinación de terapias
Con una inversión del 20% de sus ventas para I+D, el foco de Roche está puesto en la identificación de blancos biológicos en algunos tipos de cáncer (como el de pulmón), a través del desarrollo de anticuerpos monoclonales capaces de reconocer antígenos específicos de las células tumorales, con el fin de fijarse a ellos y atraer al sistema inmune hacia el tumor.
Otrode sus focos, según el director médico de Roche para Latinoamérica, Dr. Daniel Ciriano, es el desarrollo de molé-pulas que refuercen el ciclo de inmunidad natural del cuerpo y desenmascaren a las células tumorales para que el sistema inmune pueda hacerse cargo.
«La targeted therapy define blancos claros para marcar la célula cancerosa para que al sistema inmunológico la identifique y la pueda atacar desde adentro», explica al presidente de Roche Pharma América Latina, Jörg-M Rup.
En términos de inmunoterapia tenemos también muchas expectativas. El secreto as que estas dos terapias direccionadas o dirigidas se combinen y puedan trabajar untas para controlar a las células cancerosas», añade.
En esta línea, el laboratorio sueco presentó recientemente los resultados Jel estudio fase III Aphinity, que confirmó que la combinación de un anticuerpo monoclonal, pertuzumab (Perjeta), con al tratamiento estándar con trastuzumab (Herceptin) y quimioterapia, es más eficaz para evitar que el cáncer reaparezca de forma invasiva, disminuyendo en 19% la posibilidad de recurrencia respecto al uso de Herceptin y quimioterapia.

 


Fuente: El financiero 16.08.207