Aunque han pasado cuatro años desde que se tramita el proyecto conocido como »Ley de Fármacos II», en las últimas semanas se ha acelerado su discusión -ya en segundo trámite-, pues el Gobierno le dio suma urgencia.

En el Ministerio de Salud (Minsal) apoyan la iniciativa, que busca perfeccionar la norma vigente y ampliar el acceso a medicamentos más baratos, incentivando la venta de fármacos genéricos. Sin embargo, hay aspectos que se han introducido, principalmente a través de indicaciones de congresistas, que preocupan en la cartera.

Después de pasar por las comisiones de Salud del Senado y la Cámara Baja, ahora los diputados de la comisión de Hacienda deben votar el proyecto y frente a ellos el jefe de la división Jurídica del Ministerio de Salud, Jorge Hubner, identificó los que denominó »riesgos» de lo aprobado en las instancias anteriores.

Regulación de precios

Actualmente en el proyecto se mandará al Ejecutivo a crear una política para regular los precios de los medicamentos a través de Decreto Supremo. »Nosotros estimamos que ese artículo es inconstitucional porque fue uno presentado por parlamentarios, siendo que es de iniciativa exclusiva del Presidente, y porque entrega a un Decreto Supremo la afectación de un derecho fundamental», dijo Hubner.

Tamaño de las marcas

En la iniciativa se ordena la disminución del tamaño del nombre de fantasía en los envases de medicamentos que, según el Ejecutivo, sería casi imperceptible. »A nuestro juicio, esto atenta a la posibilidad que van a tener los pacientes de elegir y nos parece que tiene vicios de inconstitucionalidad porque elimina prácticamente la marca y nos parece que atenta contra tratados internacionales suscritos», afirmó el representante del Minsal.

Patentes

El proyecto menciona que por razones de salud pública, se podrá pedir la patente no voluntaria de un medicamento. Esto es, que un fármaco patentado pueda ser importado o producido en el país, lo que Hubner ejemplificó como una »expropiación de la patente». Según él, se requiere precisar de mejor manera cuáles serían las razones que permitirían actuar en ese sentido. »También nos parece riesgosa una disposición del proyecto de ley que permite incluso importar estos medicamentos de manera provisoria aun cuando no se tenga la licencia no voluntaria», añadió.

Bienes esenciales

Para el Ejecutivo, el artículo que declara que los medicamentos son bienes esenciales podría abrir la puerta a la expropiación.

Accesibilidad

En la iniciativa se mandata la creación de un sistema de accesibilidad económica de fármacos, es decir, que el Estado se haga cargo cuando existan problemas. Aquí también el Minsal afirma que esa no es materia que los parlamentarios puedan proponer.

Publicidad

En la ley se elimina la publicidad de los medicamentos de venta directa (que no necesitan receta médica). Según Hubner, esto no sería »algo que fomente la competencia en el mercado de los medicamentos».

Además de la comisión de Hacienda, el proyecto podría llegar a tercer trámite y a comisión mixta, instancias donde el Ejecutivo espera que pueda ser modificado.

Fuente: El Mercurio