La vicepresidenta ejecutiva Cámara Innovación Farmacéutica dice que como regla general siempre van a apoyar medidas que apunten a mejorar el acceso de los chilenos a medicamentos de calidad.

 

El precio de los medicamentos en Chile es una de las demandas sociales que salió a flote en medio de la coyuntura nacional. Un tema que en la Cámara de la Innovación Farmacéutica – gremio que reúne y representa a 23 compañías farmacéuticas de innovaciónextranjeras con presencia en Chile- recogen y cuya recién asumida vicepresidenta ejecutiva, Mariela Formas, dice que hay que solucionar con una mirada sistémica y medidas concretas.

¿Cómo se logra bajar el gasto de bolsillo en medicamentos?

-Los sistemas de acceso universal de medicamentos existen en todas partes del mundo. La verdad es que son muy pocos los países que no lo tienen, Chile y Estados Unidos son los únicos países que no tienen un acceso universal a medicamentos con una regulación integral en el sistema de medicamentos.

¿De qué forma ese mecanismo bajaría los precios?

-Traspasa el gasto de bolsillo de las personas a los sistemas de seguro -Fonasa, Isapre, Capredena- porque los medicamentos son parte integral del sistema de salud, son parte del tratamiento cuando estás enfermo. El grueso de las patologías, incluso las muy graves, son tratadas con medicamentos y no con intervenciones, entonces qué sentido tiene que el medicamento no esté incluido en tu plan de salud, eso no tiene lógica.

¿Pero por qué no bajar el precio directamente o fijar un tope?

-La verdad es que la política de fijación de precios o referenciación es bien inocua. ¿A qué le vamos a fijar precios? ¿A los medicamentos originales de marca? Esos son un 8,5% del mercado que va a las cadenas de farmacias y sobre el 60% se vende solamente en las comunas de altos ingresos como Providencia, Vitacura, Lo Barnechea, Las Condes y La Reina. O sea, ¿a quién le vas a bajar el gasto de bolsillo? ¿A las comunas de altos ingresos? Eso no tiene sentido, no es una política integral y aquí tenemos que ir hacia una política integral de medicamentos, hacia un acceso universal de medicamentos, como los países que ha resuelto este problema de forma exitosa.

En la práctica, ¿cómo se regula ese sistema?

-Para los medicamentos de innovación de alto costo, lo que tiene la mayoría de los países OCDE es una institución que se llama ETESA (Evaluación de Tecnología Sanitaria), practicamente como un Banco Central de los medicamentos, que los evalúa farmoeconómicamente, es decir, a qué valor un medicamento innovador aporta realmente al sistema de salud en cuanto a mejor calidad de vida para el paciente, mejor esperanza de vida, menos días clínica, etc. Entonces, después de una evaluación completa de los beneficios, se paga a ese precio. Así le pones un techo al valor del medicamento pero sujeto a una evaluación.

Y lo otro que tienen los países, es la política de bioequivalencia, donde hay que avanzar de forma decisiva y en la prescripción por DCI (principio activo o Denominación Común Internacional).

¿La importación directa de medicamentos contribuye a solucionar el problema?

-Como regla general siempre vamos a apoyar medidas que apunten a mejorar el acceso de los chilenos a medicamentos de calidad. Ahora, no tenemos claro el real impacto que esta iniciativa en particular vaya a tener para la población en general. La evidencia internacional exitosa muestra que avanzar hacia una política de acceso universal a medicamentos para todos los chilenos es el camino que debemos seguir.

En el contexto actual, ¿hay más apertura para instalar estas propuestas?

Creo que hoy tenemos una super oportunidad de hacer transformaciones estructurales. Es una oprotunidad para hacer una revisión del gasto público en salud y hacer una reestructuración y hacer las priorizaciones como corresponde. Especialmente si tenemos una nueva constitución, donde el Estado ya no es subsidiario, sino que es garante, está dado que podemos hacerlo, porque la salud es un derecho y así lo han entendido prácticamente todos los países OCDE.

Fuente: La Tercera