El modelo de compras públicas de medicamentos, que el Estado realiza principalmente a través de Cenabast y del Convenio Marco, debe considerar la eficacia, eficiencia y calidad del servicio de abastecimiento, con el objetivo de asegurar la calidad de los medicamentos para los pacientes de los hospitales e instituciones públicas.

La CIF, cuyos asociados participan activamente en dichos procesos, aboga por la transparencia y el término de la diferenciación arbitraria entre los oferentes, instando porque las bases de Licitación de Cenabast y del Convenio Marco ponderen adecuadamente la relación precio / calidad, exijan como requisito de admisibilidad de oferta la certificación de Bioequivalencia de los productos que deban cumplir con dicha certificación, y exijan la obligatoriedad de acompañar a las ofertas la certificación de Buenas Prácticas de Manufactura (BPM) de los laboratorios oferentes.